sábado, 11 de marzo de 2017

Un sustillo con final feliz!!!

Una amiga al contárselo me dijo que era muy valiente y no es así soy una cagada pero al igual que Albert estamos en pleno proceso de aprendizaje y estamos dispuestos a que nuestros miedos no nos limiten, ¿Te apuntas a este reto? Te aseguro que vale la pena intentarlo el resultado es un pasito más hacía su independencia y pasito a pasito avanzamos esta historieta es un ejemplo:
Ayer como cada sábado Albert debía volver solo de su clase de teatro y a mi se me ocurrió la genial idea de ponerle "otra piedra en el camino" a ver  cómo reaccionaba y si sabría apañarselas solo. Cuando volviese a casa se iba a encontrar con que no habría nadie, yo no estaría en casa esperando, Blai y yo esta vez nos iríamos a comprar así que solo nos quedaba esperar a ver que pasaba. Mientras estaba comprando miré el teléfono más de mil veces pero​ nada ni un whassap ni una llamada . Volviendo con el coche a casa mis nervios iban en aumento y la angustia me desbordaba. "Quién me mandará a mí ser tan ....." no paraba de repetirme esa frasecita a mi misma y todo eso con cara de tranquilidad y sonrisa de oreja a oreja para que Blai no se diera cuenta. Al final después de esperar 15' eternosssss lo llamé y en cuanto oí su voz con tono de enfado diciéndome "¿ dónde estás porqué no me abres la puerta? toda esa angustia desapareció. Había llegado a casa y después de insistir con el timbre, casi hasta fundirlo, decidió sentarse y esperarse en la puerta jugando con su botella de agua tranquilamente. No es como yo hubiese querido que reaccionase, hubiese querido que me llamará, o se hubiese acercado a casa de su abuela pero bueno su reacción ante tal adversidad también fue buena y el mal rato que pasé valió la pena .
Seguimos aprendiendo, que nuestros miedos no los limiten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada